BELLEZA Y NUTRICIÓN

Las arrugas y lo que hay detrás de ellas

Gold-collagen

¡Arrugas! Nadie las quiere, muchos están toda su vida intentando evitarlas, pero, igual que pasa con la muerte y los impuestos, son imposibles de evitar. Así pues, una vez vamos alcanzando la etapa más madura de nuestra vida, nuestras experiencias pasadas, los éxitos y las tensiones, de alguna manera se manifiestan en nuestra cara como si se tratara de un código de barras biológico. Algunos dicen lee mis arrugas y conocerás la historia de mi vida.

¿Pero por qué no aparecen desde el principio? ¿Por qué nuestra piel cambia cuando nos hacemos mayores? ¿Y qué podemos hacer para evitarlo?

La respuesta se encuentra en lo mas profundo de nuestra piel, en la dermis, la capa viva de las células y tejidos que genera la epidermis, la superficie visible de nuestra piel. Fíjate en un bebé y mira su piel, verás que es muy suave, sedosa y elástica lo cual sucede porque está llena de colágeno y elastina. Hasta los 18 años, el 80% de nuestra piel está compuesta de estos dos componentes vitales, y como resultado no tenemos arrugas.

Pero lamentablemente, la vida se trata de cambios y la piel, como todas las partes de nuestro cuerpo, comienza a alterarse. Cuando entramos a nuestra década de los 20 perdemos el 1.5% del colágeno cada año. Esto sucede en parte por el proceso natural de envejecimiento y por otro lado a causa de factores externos. La polución, la deshidratación, el tabaco, el sol, etc. afectan a nuestra piel durante las 24 horas del día. Solo con 20 minutos de exposición a la luz del sol en su momento álgido sin protección, causa un fuerte daño en nuestra piel. A lo largo de los años, las células que recargan colágeno, los fibroblastos, pierden su capacidad de reparación y nuestra piel empieza a empeorar. Como resultado se crean grietas más profundas y las líneas finas se transforman lentamente en profundos surcos y nuestras arrugas empiezan a crearse.

¿Dónde está la solución? Nada puede parar el envejecimiento, pero podemos ralentizar la perdida de colágeno, proteger y cuidar nuestra piel de efectos tóxicos externos y de los factores como el sol o la polución. También podemos tratar las arugas existentes e intentar que no salgan de nuevas a base de nutrir la dermis y sus fibroblastos. Una buena hidratación es básica, así como una dieta equilibrada que contenga muchos antioxidantes. Tenemos que entender que mantener un nivel alto de colágeno tiene que ser vital. El colágeno hidrolizado bebido es una nueva e importante manera de cuidar los fibroblastos y mantenerlos produciendo colágeno. ¡Mantén los creadores de colágeno sanos y estarás en el camino correcto para tener menos arrugas!

Dr. Martin Godfrey

Gold Collagen®

Gold Collagen®